La red, la historia, y el 2018

Mientras espero a que la “Marcha Radetzky” confirme que estamos en un nuevo Anno Domini (a falta de los tristemente desaparecidos saltos de Garmisch-Parternkirchen), y escapando de mis obligaciones, que son escribir para una nueva serie y un nuevo programa, me he molestado en recopilar algunos datos tan innecesarios como que el 2018 coincide con el 5778 del calendario judío, 1439 del musulmán, 4715 del chino, y si no he calculado mal 2561 del budista (no voy a corregirlo si está mal, no se molesten ustedes en enmendarme la plana). Como efemérides de este año que empezamos señalar que se cumple un siglo de la epidemia de “gripe española” (Un sambenito que nos colocaron porque, estando el mundo en plena I Guerra Mundial, la neutral España fue el único país que informó de la enfermedad). Aquella “gracia vírica” acabó con la vida de entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo ¡En un solo año! 1918 fue también el año del estreno de “La venganza de Don Mendo” de Muñoz Seca, o de la creación de los parques nacionales de “Picos de Europa” y “Ordesa y Monte Perdido”, así como de las campañas autonomistas, asambleas regionalistas, y reivindicaciones de Cataluña, Andalucía, y Valencia.  Yendo atrás en el tiempo decir que se cumplen (hoy mismo) dos siglos de la edición de Frankestein, de Mary Shelley;  tres siglos de la fundación de Nueva Orleáns;  cuatro desde que el jesuita español Pedro Páez llegara a la fuentes del Nilo Azul.

dancingg

Flashmob mortal de Estrasburgo

Han pasado cinco siglos desde la epidemia de baile de Estrasburgo, episodio de “flashmob” que acabó, por agotamiento, con la vida de cientos de personas tras un mes continuado de histérico baile; 900 años desde que Alfonso I reconquistara Zaragoza, y se ganara una estupenda bula de cruzada, como solía suceder, lo que perdonaba todos sus pecados. Puede que importe menos, pero quinientos años antes, en el 418 moría Fridibaldo, rey de los vándalos silingos, y en el 318 Gregorio “el Iluminador” elegía a su hijo Aristax como sucesor al trono de Armenia. Hace diceciocho siglos, en el 218, Anibal se lía la manta a la cabeza y con sus elefantes desembarca en Hispania, para llegar a pata hasta Italia y tocar las narices al imperio romano, y finalmente se cumplen dos milenios desde que Thusnelda, la pobre mujer del jefe germano Arminio, fuera exhibida por Roma en el desfile de la victoria del general romano Julio César (un desfile que pertenecía a la “posverdad” de entonces, porque realmente Julito había perdido Germania para siempre).

Los años pasan, y cada año aplasta al anterior. Las vidas se diluyen con el tiempo hasta hoy, cuando gracias a la red y las redes todos tenemos presencia, biografía, y una historia que contar. Aún así conviene recordar que lo que permanece es tangible, y que un apagón informático acabaría para siempre con nuestra huella digital, dando valor de nuevo a los textos impresos, las piedras, las estatuas, y de paso a la pobre Thusnelda.

thusnelda

Anuncios

Acerca de Felipe Mellizo

Soy guionista, casi periodista, padre, pareja, ex-golfo, ex-aventurero, comilón, bruto, y seguidor del Atlético de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Historia, Literatura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La red, la historia, y el 2018

  1. DARTH V dijo:

    Que interesante!!! Me ha encantado!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s