Ha muerto Miguel de la Cuadra-Salcedo, y…

…Si no dijera nada al respecto de su colega mi padre volvería del “más allá” para perseguirme.
Mi viejo recordaba siempre que Miguel era un portento físico, que dejaba a todos admirados en aquellos años del S.E.U, en las pistas de la Ciudad Universitaria en donde se reunían los jóvenes afortunados del Madrid de los 50. No solo destacaba en jabalina, con aquel récord mundial que le fuera arrebatado -porque cuando un yankee inventaba una nueva técnica deportiva se aceptaba como “Nuevo estilo”, pero no sucedía lo mismo con las aportaciones de otros países. De ese modo el estilo de lanzamiento “vasco” de Erausquin, con Salcedo, Iguarán, y Clavero como ejecutores, no fue homologado, “a pesar” de que el Joven Miguel había batido el récord en más de veinte metros (tendrían que haber acudido a los juegos de Melbourne para presentarlo in situ, a lo Fosbury)-,  sino en cualquier disciplina física que practicaba.
Yo coincidí con él desde pequeño, siempre de la mano de mi padre, pero muy especialmente en los tiempos de Aventura 92, aquel programa que -con sus luces y sus sombras- trataba de juntar a jóvenes de medio mundo para promocionar y “experimentar” la cultura hispánica (ha quedado rimbombante ¿verdad?). Mi padre era el jefe de comunicación del “V Centenario”, sociedad estatal que participaba en el programa (y aunque muchos se cabreen conmigo, diré que ojalá el pobre Cervantes hubiera tenido un poco de aquella organización en su IV Centenario). Juntos hicieron muchos viajes, y compartieron sobremesas en medio mundo.
Miguel era una persona amable. Extrovertido, grandón como un oso.  Otro de los “grandes aventureros” del siglo XX. Los últimos antes de esta época “sobre-comunicada” que vivimos, en la que puedes retransmitir como te come una boa en la selva mientras hablas por whatsapp con tu suegra, o viajar a un extraordinario resort de Zanzibar sin saber quién carajo era Livingstone.
Bueno, en cualquier caso la rueda de la vida sigue su camino. Una pena para los que se quedan y le lloran, pero cuando alguien así se va siempre consuela pensar que exprimió la vida (lo verdaderamente triste es no hacerlo cuando se puede, y él pudo y lo hizo).
Anuncios

Acerca de Felipe Mellizo

Soy guionista, casi periodista, padre, pareja, ex-golfo, ex-aventurero, comilón, bruto, y seguidor del Atlético de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s