De los presupuestos y de las penas de las series españolas (otra disertación superficial)

Hace años, cuando trabajaba haciendo documentales, se nos comparaba con frecuencia con la BBC, o con Cousteau, y no en un buen sentido como supondréis. Llegábamos a los despachos de los directivos para convencerles de que compraran nuestro trabajo, y una y otra vez nos decían “Os queremos mucho… bla, bla, bla… pero ¿Cómo vamos a pagar por vuestro documental tres millones (perdiendo dinero), por meritorio que sea, cuando tenemos al Calypso por la mitad?” El argumento era demoledor, salvo que aquellas mismas personas eran las que luego defendían públicamente que había que apostar por el producto propio para hacer que mejorase nuestra industria hasta convertirse en una fuente de ingresos y trabajo para el país. Pero no teníamos defensa. Habíamos viajado en tercera por medio mundo, con pocos recursos –una sola cámara, que se bloqueaba con la humedad, un par de cinturones de baterías, y una caja de cintas de vídeo-, intentando contar historias sobre marinos españoles, o acontecimientos históricos que nada tenían que hacer contra aquellas super-producciones de nuestros competidores extranjeros, que contaban con un presupuesto diez veces superior –y no sólo los grandes países, sino otros con economías similares a la nuestra-. Era de cajón: La mayor inversión en sus productos provocaba trabajos de mejor calidad, que se vendían a bajo precio por todo el mundo, proporcionándoles un retorno económico brutal que les permitía volver a invertir, etcétera.

A veces nos cruzábamos con ellos, como sucedió en la Antártida, cuando buscábamos cómo salir de allí colándonos en un avión de las fuerzas aéreas brasileñas, a cambio de hacer una falsa entrevista a un general para ganar sus simpatías. Estábamos en el único “hotel” que hay en el continente helado cuando aterrizaron las fuerzas armadas de la BBC con una flota de aviones preparados para la ocasión, y desembarcaron vistiendo aquellos abrigos tan cojonudos, y aquellas botas tan cojonudas, y aquellas cámaras…

Ahora, después de veinticinco años haciendo “ficción”, me encuentro con situaciones similares cuando se nos compara con producciones extranjeras, como nos sucede con “Juego de Tronos”. Entendiendo que al final el resultado es lo que cuenta, no me parece muy justo que se hagan cierto tipo de comparaciones obviando cuestiones económicas vitales. “Juego de tronos” tiene un presupuesto que va de los cinco a los diez millones de dólares por capítulo, diez veces (o más) el de una serie como Águila roja. Y eso no solo afecta a la factura formal, sino a la interpretación y el contenido. Para mis colegas esto es de cajón, pero NO es lo mismo dedicar dos semanas a un guión, que ocho, como tampoco lo es invertir dos días en grabar una secuencia en nosequé país balcánico, que tener que sacar cuatro al día y con el agua al cuello (cuando no más).

A pesar de ello las series españolas se venden en el extranjero, y bien, aunque no siempre se publicite (hay toda una maraña de intereses alrededor de nosotros dedicados a intoxicar y enturbiar el escenario), pero el “retorno” económico de esas ventas y emisiones no beneficia en nada a las propias producciones, sino a las productoras y cadenas que las emiten, o en algunos casos “regalan”.

Pero lo peor es que seamos los propios colegas los que menospreciemos nuestro trabajo –bastante tenemos con los críticos-. Según yo lo veo una industria tiene que darse algo de autobombo para mejorar, en cierto sentido debe “creérselo”. Dar valor al trabajo de tu rival, o de tu colega, es dar valor al tuyo, y al darle valor se gana confianza, y esa larga cadena hará que se invierta más, y en definitiva se mejore. Como industria debemos buscar lo positivo de cada producción, y compararnos con otras producciones de un modo constructivo y veraz.

Ahora todos hablan de “modernizar” la ficción, y yo me parto. ¿Qué es modernizar? En lo esencial ¿Son los argumentos modernos, o antiguos?, ¿O a la postre todos tratan de salud, dinero, y amor?  ¿Se trata solo de una cuestión cosmética, que afecta más a decorados, expresiones, y efectos? ¿Es moderno que salga alguien desnudo, o diga “te jodes” muchas veces? O, por ejemplo ¿Suena moderna una historia sobre un padre y sus hijas, quienes tras ver morir a su madre le emborrachan para quedarse embarazadas? Al final nadie aborda lo que sería realmente moderno, y es que los productores y las productoras rebajasen sus beneficios, que en ocasiones suponen hasta el 35% del presupuesto (sin contar con los sueldos inflados, o los beneficios a través de contratas que chupan del mismo presupuesto y de las que también son partícipes). Suma el caché de los actores, y ya me dirás qué queda para producir. La verdadera revolución es hacer las cosas bien. Es quedarse con un beneficio razonable, y dedicar el presupuesto para lo que es. Es hacer las cosas con tiempo, bien. Y a pesar de todo saber que no es una ciencia exacta, y puede que no sea un éxito.

Lo más fácil es cargar contra el lado más débil, el guion. ¿Cuántas veces escuchamos hablar mal de los empresarios, productores, y productoras que se llevan la pasta? Una, o ninguna.

Por supuesto que hay cosas mejorables en nuestro trabajo, cientos, lo sabemos. No necesitamos que nos las recuerden. Casi todos llevamos esa mochila de errores como podemos, y muchas veces no queremos ni ver el resultado en la pantalla (y bien que lo sé yo), pero tenemos que distinguir entre los forzados y los no forzados. Y por eso he escrito este lamento: Entiendo que nos den porra los críticos, que buscan provocar “visitas” -cuando no defienden otros intereses más particulares-, y más aún los espectadores, que, aunque “soberanos” -como dice el tópico-, no tienen una idea muy real de cómo se hacen las cosas ni porqué. Pero hoy mismo he leído comentarios y comparaciones de colegas con los que he trabajado que no son justas ni positivas para su propio negocio, y eso me cabrea. Nada más.

Anuncios

Acerca de Felipe Mellizo

Soy guionista, casi periodista, padre, pareja, ex-golfo, ex-aventurero, comilón, bruto, y seguidor del Atlético de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a De los presupuestos y de las penas de las series españolas (otra disertación superficial)

  1. DARTH V dijo:

    Como “Aprendiz de crítico” solo puedo decirte que creo que encajo en el perfil que comentas. Critico todo aquello que no es de mi agrado “personal” sin importarme su procedencia… pero también he de decir que con presupuestos bajos se pueden hacer cosas estupendas y maravillosas, yo las he visto… grandes historias que realmente conmueva sin grandes medios a su alrededor… Lo que si veo una hipocresía es apoyar una obra que sea de nuestro país si realmente es una porquería, solo por su nacionalidad o porque sea de un amigo/conocido, yo no creo que así se valore más mi trabajo o el de la industria, de hecho creo que se hace un flaco favor haciendo creer al público que algo es bueno, o a tus amigos, cuando realmente no lo es… da igual la procedencia, lo importante es la calidad, y cuando hablo de calidad me refiero SIEMPRE a la historia que nos muestren…da igual, en mi opinión, como nos la muestren, lo que importa es una buena historia que contar, eso no tiene precio, ni creo que hagan falta grandes presupuestos para crearla.

  2. Las críticas personales siempre son válidas y respetables, porque son personales. Pero yo no hablaba de los “críticos”, sino de los profesionales de los medios, de mis propios colegas. Los críticos hacen lo que les da la gana (y con las redes se han multiplicado). todos son, o somos, críticos de algo en algún momento, hasta de los críticos mismos, y a mi algunos me parecen más divertidos, otros menos, varios me parecen listos, y la gran mayoría me parece que tienen en muy alta estima sus opiniones, teniendo en cuenta que pocas veces han tenido un conocimiento directo y profesional de aquello de lo que hablan. Pero eso es otra historia. Eso sí, quiero saber qué obras son esas tan estupendas y maravillosas.

  3. De todos modos, y sin querer dudar de tus datos, te digo que me gustaría saber qué incluye ese presupuesto, y si fue así como dices les pasaría una copia a todos los productores españoles, porque adaptar una obra de teatro como hizo Rickman, gastando eso en exteriores escoceses con grandes actores, tiene mérito (si pagaron precios de mercado por decorados, casting y copias, claro). El resultado fue correcto, tampoco la bomba, pero es lo que tiene el teatro: Economía de espacios. La otra no la ví, pero aquí la comida más barata de un equipo de grabación nos sale por encima de 20000 al mes.

    • DARTH V dijo:

      Bueno los datos son los que aparecen en IMDB y lo que leí en su momento. Cierto que los exteriores de El Invitado de Invierno son impresionantes, y los actores, pero quizá lo de siempre, Emma Thompson y Phillida Law eran amigas intimas suyas, pero vamos que cobrarían lo suyo. Cierto, el resultado no fue la bomba… de hecho fue bastante malo diría yo en cuanto a público en salas, al menos aquí… lo que comentas de la comida es cierto, y el presupuesto de esta en concreto no lo conozco… respecto a las otras dos, yo diría que el equipo sería reducído, pero no tengo toda la sabiduría para afirmarlo.

  4. En cuanto al contenido, y siguiendo con el ejemplo que pusiste, ¿Cuánto tiempo se empleó desde que el autor de la obra original la creo, y su último draft? En un año he llegado a escribir 68 guiones, entre diarias, semanales, tv movies y docus… ¿Qué nivel se espera de ello? Hay que juzgarlo todo, y opinar con seso si se es profesional. Si se quiere vivir de la crítica, o simplemente se es un aficionado, es otra cosa CAÑA AL MONO.

    • DARTH V dijo:

      Estoy de acuerdo Felipe, si sé que hay que juzgarlo todo y tener muchas cosas en cuenta, pero eso no quita que cueste lo que cueste el contenido, la historia que nos cuenten sea buena o mala. ¿De verdad crees que en eso influye el dinero? Yo, ya sabes que no tengo tantos conocimientos ni tantos años de experiencia como tu, y quizá soy una ingénua total, pero creo que todos estamos más que hartos de películas, incluso series, MULTIMILLONARIAS que son basura en cuanto a la historia que nos cuentan (siempre hablo de eso), de hecho para tí por ejemplo lo fue LOST, una de las más caras en su momento…. y con presupuesto más reducídos a veces descubrimos maravillas. ¿No estás de acuerdo?
      Yo no hablo aquí del dinero que se invierte o se deja de invertir, sino de la mente prodigiosa de guionistas como tu, que son capaces de escribir cosas maravillosas… para mí eso desde luego no está pagado… luego lo estropean, sabotean, etc… pero el presupuesto de una película/serie, para mi no influye en la ESENCIA de la historia.

      Que la misma luego esté hecha con más o menos medios, son aspectos técnicos, de producción, de arte que yo al menos considero y juzgo a parte….

  5. Porque realmente me refería a SERIES, pero podría hablar también de películas claro, aunque su producción no tiene nada que ver con la de la TV.

    • DARTH V dijo:

      Cierto… no he sabido ponerte ejemplo de ninguna serie la verdad…. no conozco ninguna que no cueste una barbaridad por capítulo, aunque sean una KK igualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s