Por escribir algo, escribo del tema catalán

Por escribir algo para evadirme de responsabilidades laborales –como si retrasándolas fuera a conseguir que desaparecieran-, voy a divagar sobre la situación de Cataluña. Empezaré con una confesión breve y sincera, que más parece una conclusión: Me la pela lo que pase.

Intentando vincularme al debate, por eso de participar, podría llegar a pensar  que aunque el proyecto secesionista catalán tenga algunos pilares bien cimentados, como  el idioma,  no deja de ser un disfraz para ocultar egoísmos más banales, menos elevados, como cuestionar la redistribución de la riqueza escudándose en criterios culturales, e incluso acusando a los menos favorecidos de ser unos vagos improductivos que viven de los subsidios (me sorprende que algunos sigan pensando que deben recibir del Estado lo mismo que aportan, independientemente de lo que ingresen). En un debate de sobremesa no sería el único que lo dijera, seguro, así como tampoco faltarían los que hablasen de egocentrismos y megalomanías varias, intereses económicos de mil tipos, envidias, xenofobias… Y todo mezclado con menciones a la más que evidente manipulación del ciudadano –de cualquier ámbito-. Más o menos lo mismo que ocurre con la secesión de La Moraleja de Madrid del municipio de Alcobendas (comunidades que cuentan con una frontera natural, la A-1 -autovía del norte-, que hablan un idioma distinto, con trabajos y rentas distintas, y mantienen costumbres mucho más opuestas o diferentes entre si que las de mis amigos de Reus y las mías). Pero valoro la libertad individual y la democracia por encima de todo, de modo que si quieren votar para entrar o salir, pues que lo hagan.

Pero claro, por otro lado están los “españolistas”. Uf, qué pereza. En mi familia hay unos pocos… Miento: Muchos.

Esa idea que tienen de una España como una entidad a la que el ciudadano está vinculado de forma irreversible, irreductible, y emocional, me confunde (así como me confunden ese tipo de uniones en cualquier país del mundo). No lo entiendo. Soy un tipo que se integra donde sea, con la misma energía. Me importa un rábano si vivo en China, o en Mozambique. En cualquier ambiente intentaría salir adelante de la mejor manera posible, comunicarme como pudiera en el idioma que pudiera, comer la mayor cantidad posible de grasas, beber la mayor cantidad posible de alcohol, ganar la mayor cantidad de dinero con el mínimo esfuerzo, y hasta identificarme con sus deportistas o deportes, sintiendo ese vociferante fervor propio de cualquier aficionado que se precie. Juré bandera en la mili, como muchos otros, pero eso no significa nada para mi: Jamás defendería un símbolo, bajo ningún concepto me enfrentaría a otro por algo tan primitivo como nacionalidad o bandera, pero si lo haría por proteger la libertad del individuo, los derechos fundamentales del hombre, y los bares y restaurantes.

No creo en una entidad superior a la que pudiera pertenecer. Me entretiene, me hace gracia ser español, y a veces me abochorna, pero supongo que también les pasará a los alemanes, ahora que les han pillado trucando los tubos de escape del “coche del pueblo”. Puestos a creer en algo yo creo en que soy un individuo, autónomo, cargado con un mecanismo que permite la reproducción de la especie -independientemente de que se use con mayor o menor éxito y frecuencia-. Que debo relacionarme y organizarme con la gente que me rodea de forma que no acabe a palos porque entonces iría contra mi propia supervivencia (más allá de que lo disfrace de civilización y esas cosas), y poco más.

Voy a tomar un café… noto la presión de el guión en la nuca, una voz que me dice “trabaja, mamón, trabaja”.

Anuncios

Acerca de Felipe Mellizo

Soy guionista, casi periodista, padre, pareja, ex-golfo, ex-aventurero, comilón, bruto, y seguidor del Atlético de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Por escribir algo, escribo del tema catalán

  1. Germán dijo:

    ¡¡¡¡Bravo!!!!

  2. Oli dijo:

    Ídem.

    Soy de tu familia, pero, por suerte, no soy de esos que comentas. Ni me había enterado de que habían celebrado “una consulta popular” (Yo sí que debo de vivir en otro mundo…).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s