Cosas de un guionista ocioso

Esta mañana me he despertado con una entrevista a Juan Carlos Campo, quien a propósito de la reciente publicación de su libro “Comentarios a la reforma del Código Penal en materia de terrorismo”, soltaba un par de ideas sobre las nuevas leyes que me han hecho recordar nuestros primeros días de documentación a través de Internet, y aquella espesa “Enciclopedia Encarta”. Debía ser 1995 cuando liderados por Manolo Valdivia empezamos un proyecto ambicioso, llevar a la pantalla trece tv-movies sobre trece grandes “eventos” delictivos de distinto tipo: El caso Garfia, la “sacademonios” de Almansa, el caso “Lucrecia”, o el intento de asesinato del rey Juan Carlos en Baleares… (Finalmente dos de los trece se hicieron, con muchos años de diferencia, pero eso es otra historia).

A mi me tocó redactar el proyecto (que no los guiones), y documentar todo aquello para que fuera lo más sólido y fiable posible (seguíamos la estela de la película sobre los sucesos de “Waco”, en Estados Unidos). En primer lugar, y para escoger casos que tuvieran todo lo que buscábamos, tuve que pasarme tres meses en hemerotecas, revisando todos los sucesos relevantes desde 1975, para después fotocopiarlos -como en la Facultad, peseta a peseta- y crear un gran archivo. Una vez escogidos tuve que profundizar en ellos -no digo nada nuevo, porque eso es lo que siempre se ha hecho en periodismo-, buscando que tuvieran siete u ocho puntos de giro, o cambios de rumbo que pudieran ayudarnos a construir la historia. Después llamar por teléfono a algunos especialistas en la materia (hablamos con Duva, entre otros), para conocer algún detalle que hubiéramos pasado por alto, y finalmente -Y AQUÍ VUELVO AL PRINCIPIO- buscar en la primitiva WEB por si hubiera algo curioso. En ese momento ya sospechábamos que una vía de comunicación como la WEB debía estar controlada, y a pesar de nuestro MODEM de 14.400k (bajaba una foto porno en blanco y negro en una noche) abrimos algunas páginas con palabras y frases clave más que sospechosas, como “matar al rey”, “asesinatos grotescos”, “terrorismo y ETA”, etcétera. Así durante semanas… Decíamos que cualquier día veríamos entrar a un grupo de policías, atravesando las ventanas y derribando puertas, para apresarnos. Pero no fue así. Al margen de algún “pop up” que avisaba de que lo que veíamos no era del todo legal, nunca sufrimos ese tipo de consecuencias… PERO HOY SÍ QUE OS PUEDE PASAR. Los cambios en la ley -con la intención de cercar al terrorismo- permiten que el fiscal actúe contra alguien que busque sobre esos temas, o incluso los imprima (Los guionistas estamos fritos). Conociéndonos como nos conozco, creo que los cinco-mil (a ojo) que debemos ser hemos delinquido con nuestras búsquedas unas tres veces a la hora, siete días a la semana, desde entonces. (Para los curiosos aún guardo aquel proyecto, impreso en papel gris. Algún día tendría que hacer limpieza pero mi voraz buhardilla me ha vencido).

Anuncios

Acerca de Felipe Mellizo

Soy guionista, casi periodista, padre, pareja, ex-golfo, ex-aventurero, comilón, bruto, y seguidor del Atlético de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s