Combustión espontánea

Esto no es más que una breve disertación (Pataleta) sobre los negocios audiovisuales, escrita en el autobús que me lleva de camino a una de las productoras con las que trabajo, tras pasarme un par de horas recaudando dinero para entregar a la Hacienda Pública .
Sí, son varias empresas las que me cuentan entre sus activos, lo que puede sonar a éxito en los tiempos que corren… pero no lo es tanto: Cuando contactan contigo todo son parabienes, ambiciosos proyectos creativos, pero a la hora de cobrar desaparece el buen rollito (Cuando no desaparecen incluso físicamente). Unos te piden papeles hasta aburrir, para luego retrasarse en los pagos con “nosequé” intención; otros te dan trabajo con promesas de ingresos futuros que nunca llegarán: y los menos te pagan poco, por un trabajo que sabes que no vale nada. Pero de eso ya he hablado otras veces, y no me preocupa ni me sorprende. Lo que me agobia hoy en día es que algunos amigos –bienintencionados, y sobre todo ajenos a los sufrimientos de un guionista freelance- me aconsejan con vehemencia que haga valer mi trabajo, que me querelle contra los morosos, que me niegue a trabajar gratis, que les ponga en su sitio… ¡Ja! Les querría ver sentados en casa, mano sobre mano, esperando la llegada de la pareja , sin haber hecho otra cosa más que actualizar el FCBK. ¿Esperando qué? Si te callas te olvidan, y no habrá trabajo para ti ¡jamás! Hay que quedar, salir, entrar, comer, cenar, beber, fumar… y trabajar gratis. Cualquier negativa puede ser tu final, tu definitiva ruina. ¿La calidad de tu trabajo? ¿A quién le importa? Tal y como están las cosas se trata de sobrevivir. Joder, no quiero más consejos sindicalistas ¡quiero que las empresas y contratadores dejen de trasladar el riesgo a los empleados y autónomos, nada más! Los consejos que se los den a ellos, no a mi.

Anuncios

Acerca de Felipe Mellizo

Soy guionista, casi periodista, padre, pareja, ex-golfo, ex-aventurero, comilón, bruto, y seguidor del Atlético de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Combustión espontánea

  1. hastaelkiwi dijo:

    Entiendo perfectamente tu hastío, pero por todos esos motivos que enumeras, personalmente decidí en su día pasarme al lado oscuro, ese lado en el que tienes un horario, una “estabilidad” laboral, unas tareas poco creativas y tediosas bajo el paraguas de una empresa solvente que mientras decidan no prescindir de tus servicios, al menos te irá proporcionando dinero en tu cuenta a final de mes.

    De todos modos, trabajando gratis en lo que te gusta, o siendo remunerado en algo que aborreces, la frustración es la misma.

    “Nadie” debería trabajar gratis porque luego “todos” pagamos el pato.
    Y si lo haces….trabaja para ti, y no para otros capullos.

    • Qué placer, cobrar sin tener que perder una semana en gestiones… yo creo que mi última nómina-nómina de esas fue en 1987 ¡qué felicidad! 100.515 pesetas al mes limpias, más fines de semana. Eso era vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s