ENTREVISTA A MOJIBUNESA DE MONOHORDI


MI nombre es Mojibunesa. Tengo 40 años y llevo 15 en Grameen Bank. Mi infancia fue tranquila: estudié hasta sexto curso. Me casé a los dieciocho y me empezó a ir mal. Mi marido no encontraba trabajo y tuvimos que separarnos: yo viviría con mis padres hasta que él arreglara la situación. Nos veíamos cuando él podía y en uno de esos encuentros me quedé embarazada. Cuando se enteraron los hermanos de mi marido vinieron a decirnos que no podía seguir allí, con mis padres, y que debía dar a luz en la casa de mi marido. Me fui con él, y dí a luz. Pero la niña murió al año y medio, de Neumonía. Volví a casa de mis padres. MI marido perdió el juicio. Vendió todo lo que teníamos y dejó de trabajar [Nota: es algo habitual allí: ella sufre y curra, y él se deprime y va a tocarse las pelotas con sus colegas].

Acudimos a un curandero por si podía ayudarnos. Quedé embarazada por segunda vez. Nació la segunda. Las cosas empezaron a irnos bien. La niña decía que quería una casa grande y un ventilador, y decidimos cambiarnos de casa. Poco después me quedé embarazada de las gemelas. El parto fue fácil y en poco tiempo estaba ayudando en la construcción de la nueva vivienda.

Mi hermano había muerto hacía poco, ahogado durante una de las habituales riadas. Una de las niñas tenía un problema en un pie y debía llevarla al hospital. No teníamos dinero y fue entonces cuando me propusieron entrar en Grameen Bank. Hablé con mi padre -para pedirle permiso- y entré a formar parte del banco. Yo sabía coser, pero no tenía dinero para comprar telas. Entonces pedí un primer crédito de 2500 tk (50 euros) para telas. En un año saqué un beneficio de 7000 tk (140 euros). Ese dinero lo invertimos en tierras y pedimos otro crédito de 3500 tk que me dejaron 10000 tk. Con ese dinero ya podía operar a mi hija del pie. Pedí unos meses libres en el centro Grameen . Fuimos a Dhaka a operar a mi hija. La recuperación de la operación era muy larga, y decidí llevármela a casa en lugar de dejarla en el hospital -era muy caro y yo no podría trabajar-. A los siete días estábamos de vuelta. Yo ganaba 1000 tk al mes, pero los enyesados que debía hacer a mi hija me salían por 800 tk a la semana.

AL poco tiempo mi hija mayor enfermó. No comía, y sólo preguntaba por su padre (que pasaba largas temporadas en casa de su familia). Mi padre y yo la llevamos al médico de Norshindi y nos dijo que debíamos ir a Dhaka urgentemente. La niña no quería subir en el barco, no quería ir a Dhaka, y lloraba a todas horas. La noche antes de partir, a las cinco de la madrugada, mi hija murió. SU padre no estaba. Yo salí corriendo y gritando que qué le iba a decir a su padre cuando llegase. Entre todos me cogieron y me llevaron a casa. No derramé ni una lágrima. Con un scooter (portando el cadáver) nos fuimos a casa de mi padre para enterrarla, eran las nueve de la mañana.

Poco después me quedé embarazada de nuevo. Nació un niño, pero murió a los 21 días del parto. Después no tuve más ¿Para qué? Tenía que dedicarme al trabajo y a sacar adelante a mi familia.

Seguí pidiendo créditos hasta hoy. Pagué la casa, compré telas y montamos varios negocios. El último en el que nos hemos metido es el del móvil. Algunos vecinos habían montado negocios de teléfono y les iba muy bien, pedimos uno y nos lo han dado.

Anuncios

Acerca de Felipe Mellizo

Soy guionista, casi periodista, padre, pareja, ex-golfo, ex-aventurero, comilón, bruto, y seguidor del Atlético de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s